Cómo darle a tu perro lo que realmente necesita

Los problemas de conducta de los perros siempre tienen un origen

Hola amigos,

éste es el primero de una serie de artículos en los que me gustaría hablaros de las necesidades básicas de vuestro perro en relación a sus problemas de conducta.  Quiero transmitiros una idea muy importante:

la mayoría de problemas de comportamiento de los perros se deben a carencias o problemas en la satisfacción de sus necesidades más básicas.

Muy a menudo me encuentro con animales con problemas de conducta que sus dueños no se explican por qué se producen ya que afirman que tiene de todo y son los “reyes de la casa”. Ante un problema de conducta se suele pensar que el perro es “malo” o “caprichoso” o “mimado” y que lo que necesita es disciplina. Aprender a obedecer. Y lo más común en estos casos es acudir a un adiestrador canino, esperando que el aprendizaje de estos “trucos” haga a mí pero no solo más “mono” sino que además le corrija esos otros problemas de comportamiento. Os sorprendería saber cuánta gente opina así, o quizás incluso vosotros lo hayáis pensado alguna vez.

La clave ante un problema de conducta, desde mi punto de vista, no está en ir hacia adelante, con refuerzo de la obediencia o con estímulos mentales tipo agility, sino en volver la vista hacia lo más esencial, las necesidades básicas. Ahí suelen nacer la mayoría de problemas de conducta. Esto sucede porque a menudo tendemos a obviar las necesidades más básicas para proporcionarles otras más, digamos, avanzadas, como os he explicado antes o, al contrario,  nos quedamos en las básicas olvidándonos de ofrecerles estímulos que supongan un reto para ellos. Ambas situaciones pueden generar problemas de conducta, aunque es más frecuente la primera opción.

Mi trabajo como educador canino consiste en evaluar la situación para detectar estas posibles carencias que están ocasionando el problema por el que me llamáis y proponeros modos de solucionarlo.  En los siguientes artículos iremos hablando de cada una de las necesidades básicas y cómo su no satisfacción o alteración de cualquier tipo puede causar un problema en el bienestar de tu perro.

Si tenéis algún caso concreto o duda que queráis comentar, podéis hacerlo en los comentarios de este artículo o pinchando aquí.

Un saludo,

Raúl Hernández.

Publicaciones relacionadas

Sin Comentarios

Deja una Respuesta