Cómo elegir la residencia canina adecuada para tu perro

Cómo elegir la residencia canina adecuada para tu perro

En este post, vamos a ver qué debería tener una residencia canina para que tu perro se encuentre a gusto, seguro y tranquilo y tú más. En algún momento de nuestra vida pueden aparecen imprevistos por motivos de trabajo, hospitalización, viajes, etcétera., que no permitan llevarte contigo a tu perro. Las residencias caninas como Somos Muy Perros ofrecen una elección ideal para estas situaciones. En ellas, los perros tienen la posibilidad de hospedarse con expertos cuidadosos y cariñosos que lo atenderán como si estuviera en el hogar. Así que, si tienes un perro y no tienes dónde ir, las residencias caninas son la elección que necesitas.

¿Qué son las residencias caninas?

Las residencias caninas son instituciones que cuentan con instalaciones especializadas para perros, cuyo objetivo es hospedarlos temporalmente una vez que sus adoptantes tienen que ausentarse de vivienda por un periodo subjetivamente extenso. Las residencias cuentan con personal profesional en especial preparado para hacerse cargo de la atención de los perros. En los últimos años, la tendencia de recurrir a residencias caninas como apoyo para el cuidado de los perros por períodos cortos ha ido en incremento constante. Según datos estadísticos publicados, cerca del 40% de las familias y domicilios en España cuentan con un perro como animal de compañía, y en varios de ellos, resulta difícil o imposible hacerse cargo personalmente del mismo a lo largo de los 365 días del año, sea por motivos de trabajo, viajes, entre otros y es por esta razón que las residencias caninas han pasado a jugar un papel fundamental en la dinámica del cuidado de los perros.

Ventajas de las residencias caninas

Varios de los beneficios que obtendremos, al igual que la mascota, al hacer uso de los servicios que dan las residencias caninas, son los próximos:

Trato personalizado con cada perro

Puedes pedir que el perro sea atendido de forma única por alguno de los expertos, con el fin que toda la atención y cuidados se encuentren enfocados en él, prestando la máxima atención a los más mínimos detalles.

Paseos cada día

El ejercicio físico es fundamental para favorecer conservar la salud del perro, de esta forma que no se debería dejar de ofrecer paseos diariamente. Al tenerlo en una residencia, se asegura que existe una persona disponible para ejercer la capacidad de paseador que lo llevará a relajarse y jugar, evitando de esta forma el estrés del encierro.

Sistema de ingesta de alimentos específico

Los perros acostumbran tener un sistema alimenticio bastante regular y cada ejemplar suele alimentarse con un menú específico y personal y en horario concreto. La atención personalizada dejará asegurar que éste se mantenga sin cambios en horarios o menú, evitando de esta forma probables inconvenientes digestivos.

Contacto diario con el adoptante

Se puede solicitar que el cuidador tome fotos y clip de videos cotidianos del perro que tiene a su cuidado y las envíe diariamente. Inclusive hay residencias que poseen cámaras y puedes ver en tiempo real qué hace tu perro en cada instante. Es recomendable tener el número directo del cuidador en caso de que se ocupe contactarlo por cualquier duda.

Cobertura de responsabilidad civil

Se puede contratar servicios extras de responsabilidad civil, con el cual el perro quedará cubierto en caso de que ocurra cualquier percanse. Con ello tienen la posibilidad de cubrir las probables inconveniencias y eludir probables ocupaciones legales derivadas del comportamiento del perro.

Veterinarios las 24 horas del día

Las residencias para perros, acostumbran contar con al menos un veterinario que logre atender cualquier emergencia médica que logre surgir a lo largo de la estadía del perro en sus instalaciones.

¿Qué aspectos tener en cuenta antes de ponerte en contacto con una residencia canina? 

A la hora de elegir alguna residencia para dejar a tu perro, se debe considerar diversos componentes determinantes para lograr escoger la mejor alternativa. Sólo algunas de las residencias ofrecen los mismos servicios y es primordial visitarlas anteriormente para ver las instalaciones y su trabajo in situ. Es necesario que tengas en cuenta:

Las referencias

Puedes consultar las vivencias con otros usuarios que ya hayan alojado a sus mascotas, buscar referencias y reseñas por Internet. Además es fundamental entrar en contacto con amigos, parientes o conocidos que tengan mascotas: ellos tienen la posibilidad de recomendarte una bastante buena alternativa.

Disponer de personal calificado

Las residencias caninas tienen que disponer de especialistas expertos caninos: veterinarios, adiestradores y cuidadores certificados. Así en caso de pasar cualquier incidente imprevisto, logren solucionarlo sin problema. 

Ayuda sanitaria

Tienen que poder dar ayuda sanitaria por sí misma en vez de tener que trasladar al perro a otra organización, lo cual puede ser incómodo e inclusive riesgoso.

Licencia vigente y legal

Las residencias caninas legales tienen que tener una licencia que concede el Departamento de Confort y Salud Animal, que está en la sociedad autónoma.

Buenas instalaciones

La residencia canina debería tener instalaciones bien ventiladas y en las que el flujo de viento sea constante para conservar la salubridad. Tener a varios perros en un lugar cerrado y con escasa ventilación, puede incentivar la aparición de traqueo bronquitis de tipo infecciosa, que resulta bastante grave para los perros.

Aire acondicionado y calefacción

Los perros y mascotas, generalmente, necesitan cierta regulación en su ambiente para sentirse cómodos y evadir patologías y malestares. Es de suma trascendencia que la residencia donde pasará una temporada disponga de sistemas de climatización como aires acondicionados y calefacción.

Paredes libres de humedad

Los muros y construcciones no tienen que estar elaboradas de materiales porosos o que absorban humedad, debido a que esto permite y fomenta la aparición y proliferación de parásitos y bacterias, convirtiendo a la residencia en cultivo de patologías que se propagarán con enorme facilidad.

Espacio extenso y práctico

Se debería contar con un enorme espacio para el esparcimiento de los perros para que logren hacer sus ejercicios cotidianos, correr, jugar y socializar sin ningún problema. Las medidas mínimas que tienen que cumplirse respecto al espacio para la estadía del perro tienen que ser de por lo menos de 6 metros cuadrados por cada perro.

Vigilancia

Se debe mirar que se disponga de un óptimo sistema de vigilancia de los perros y que cubra cada una de las regiones en las que va a estar alojado y va a hacer sus ocupaciones cotidianas. Más que nada, el lugar en el cual permanecerá por la noche, debido a que a lo largo de aquel lapso habrá menos personal disponible para su cuidado. Esto evitará complicaciones y se va a poder llamar la atención en caso de que se observe que algo no está en funcionamiento bien, o hay cualquier abuso contra el animal.

Estos son los factores más relevantes para elegir una residencia canina.

Related posts

Sin Comentarios

Deja una Respuesta

17 + trece =

Call Now Button