¿Cómo elegir el cuenco de comida para mi perro?

¿Cómo elegir el cuenco de comida para mi perro?

El cuenco de comida es uno de los elementos que forman parte de la vida cotidiana de nuestro perro y, por ello, debemos basar su elección en criterios serios que cubran todas sus necesidades. La mayoría no prestamos la atención suficiente a este objeto y lo elegimos en función de nuestros gustos y no de la necesidad de nuestra mascota. Así, deberemos tener en cuenta tanto el tamaño como el material del cual están fabricados.

Uno de los aspectos más importantes que deberemos tener en cuenta a la hora de elegir el cuenco de comida para nuestro perro es el material de mismo. Podemos encontrar cuencos de plástico, cerámico o acero inoxidable.

Los cuencos de plástico son muy cómodos de limpiar y no se rompen facilmente pero presentan un inconveniente muy grande, pueden producir alegrias a nuestro perro. No necesariamente ha de ser así, pero sucede con más frecuencia de lo que creemos. Así, si tu perro presenta síntomas de alergía y pensabas que podía ser producida por la comida, prueba a cambiar el cuenco de plástico porque quizás es el causante.

Los cuencos de cerámica son los menos recomendados de todos por su fragilidad y facilidad para romperse. Además, la cerámica es un elemento con un grado de porosidad muy elevado que perjudica su limpieza y favorece la contaminación.

Los cuencos de acero inoxidable son los más aconsejables por sus múltiples ventajas. No producen alergias, no se rompen, se limpian con facilidad y, si es de buena calidad, son anticorrosivos, por lo que no liberan sustancias tóxicas sobre la comida del perro. Además, presentan diseños muy variados y bonitos.

El tamaño del cuenco es otro aspecto que deberemos tener en cuenta a la hora de escoger el adecuado. Es evidente que si nuestro perro es de raza pequeña no podemos comprarle un cuenco de comida muy grande. El tamaño del cuenco debe adecuarse al tamaño de tu perro.

La personalidad del perro es crucial para elegir un cuenco de comida u otro. Un perro glotón no requerirar del mismo cuenco que un perro más delicado. Para los perros que comen mucho, es recomendable adquirir un cuenco de comida con el borde elevado, para evitar que la comida caiga y hacer trabajar al perro un poco más, evitando, también, que engulla. Para este tipo de perros, también es recomendable que el cuenco tenga la base de goma para que el comedero no se mueva del sitio.

Por último, deberemos tener en cuenta el tamaño de las orejas de nuestro perro. ¿Por qué? Porque si nuestra mascota tiene las orejas largas y no cuenta con el comedero adecuado, puede introducir las orejas dentro de la comida y entorpecer la actividad. Existen cuencos especialmente diseñados para este tipo de perros, con orejas largas como los cocker spaniel. Son más altos y estrechos que el resto para evitar que las orejas se introduzcan.

Ahora que ya sabes cómo elegir el cuenco de comida para tu perro no esperes más y consigue el comedero que más se adecúe a las necesidades de tu perro.

Si deseas leer más artículos parecidos a cómo elegir el cuenco de comida para mi perro, te recomendamos que entres en nuestra categoría de El perro.