Cómo enseñar a un perro a no morder las plantas

Cómo enseñar a un perro a no morder las plantas

Expertos y veterinarios aseguran que los perros acostumbran a comer plantas y hierba cuando tienen malestar estomacal como método de curación, para limpiar su estómago, por un trastorno emocional o por aburrimiento. En cualquier caso, que tu perro coma plantas no es del todo nocivo si la vegetación es salvaje y no lleva ningún tipo de producto tóxico. Cuando el perro empieza a morder las plantas de casa o nuestro propio jardín, tenemos un problema puesto que nosotros sí acostumbramos a utilizar productos especiales para el cuidado de las plantas, que pueden provocar que nuestra mascota se intoxique.

Uno de los motivos por los que los perros muerden las plantas es por aburrimiento, falta de atención, inseguridad o, si son cachorros, por el dolor de encías producido por el desarrollo de la dentición. En estos casos, resulta muy eficaz comprar un juguete para perros que puedan morder en lugar de las plantas y calmar su ansiedad.

Otro de los motivos por el cual tu perro puede morder las plantas es la falta de ejercicio. En función del tamaño y peso del perro, necesitará un tiempo mínimo de ejercicio al día para quemar la energía suficiente. Conoce las características de tu perro y adecúa el paseo a ellas.

Una vez establecido el tiempo de ejercicio correcto y comprado el juguete adecuado para morder, podemos empezar con el adiestramiento para que el animal no muerda las plantas. En cuanto el perro se acerque a morder las plantas de tu casa debes ir e inmediatamente decirle un “NO” rotundo y contundente. De esta manera el perro entenderá que está haciendo algo mal.

En cuanto le digas a tu perro “NO”, dale el juguete para morder para que lo tome como sustituto y calme su ansiedad con él. Cuando coja el juguete y empiece a jugar, elógialo con voz alegre y prémialo con una golosina para perros. Recuerda que el condicionamiento positivo es vital para el adiestramiento del perro. Repite este proceso hasta que el perro lo interiorice y coja por sí solo el juguete para morder.

Si por el contrario, el juguete no funciona y tu perro continúa mordiendo las plantas, rocía las plantas con un producto de sabor amargo o picante. Utiliza productos naturales para que las plantas no queden dañadas y el perro tampoco. Los productos con olores muy fuertes y desagradables también funcionan. Te recomendamos que comentes con tu veterinario los productos que piensas usar para asegurarte de que no son dañinos para el animal.

Si rociar las plantas tampoco funciona, y no hay manera de enseñar a tu perro a no morder las plantas, lo mejor es que dejes las macetas fuera de su alcance o las cerques con un vallado. Si además tu perro no obedece a ninguna orden, es recomendable que lo lleves a un adiestrador profesional.