Cómo evitar que mi perro suelte tanto pelo

Cómo evitar que mi perro suelte tanto pelo

La mayoría de los perros mudan el pelaje dos veces al año, dejando una gran cantidad de pelos por toda nuestra casa. En función de la raza del perro, la caída del pelo durará más o menos tiempo. De igual forma que existen razas que no sueltan nada de pelo, como el Yorkshire Terrier o el Bichón Maltés, hay otras que tienen tendencia a perder muchísimo pelo, como el Labrador Retriever o el Pekinés. No obstante, en muchas ocasiones dicha caída del pelaje puede ser ocasionado no tanto por su necesidad de mudarlo sino por otros aspectos como la mala alimentación o falta de cepillado.

Lo primero que debes hacer es revisar bien a tu perro para ver si sufre una pérdida excesiva del pelo o anormal, si solo pierde de un lado concreto o de todo, porque quizás tenga alguna enfermedad de la piel, como sarna, y ese sea el motivo de la caída. Si esto es así, llévalo inmediatamente al veterinario.

Uno de los motivos principales de la caída del pelo del perro es la mala alimentación. Por ello, debes elegir correctamente su comida para devolverle el brillo y la vitalidad a su pelaje. Si tu can recibe todos los nutrientes y proteínas que necesita, su pelo crecerá fuerte y sano y no lo perderá con tanta frecuencia.

La manera más eficaz para evitar que tu perro suelte tanto pelo es cepillárselo dos veces por semana con un cepillo especial para esta función. Aquí tienes las claves para cepillar el pelo de tu perro correctamente. El cepillo más adecuado para recoger todos los pelos muertos y evitar que se dispersen por toda tu casa es el de cerdas metálicas. No obstante, en función del tipo de pelo, largo, medio o corto, de tu can, necesitarás un tipo de cepillo específico.

Para cepillar el pelaje de perros con el pelo muy largo y eliminar los sueltos o muertos se recomienda el uso de cepillos de agujas o rastrillo. Los cepillos de agujas suelen ser los que cuentan con una sola línea de dientes con forma de agujas rectas separadas, mientras que los rastrillo pueden tener más de una línea. Estos cepillos engloban varios tipos para que escojas el que más se adecúe al pelaje de tu can. Puedes cepillar primero el pelo de tu perro con un cepillo alisador, si el pelo de tu can es de excesiva caída o no si no lo crees necesario, luego pasa el cepillo rastrillo para acabar de eliminar el pelo muerto acumulado y, por último, utiliza el cepillo de cerdas naturales.

Los cepillos alisadores se diferencian de los demás por tener varias líneas de cerdas metálicas, muy finas, y con una ligera curva en la punta de los dientes. Son aconsejables para perros de pelo largo o medio y pueden utilizarse tras el cepillado del pelaje con el peine de cerdas naturales. Hazlo de forma suave para no dañar a tu perro.

Para los perros de pelo corto, con el cepillo de cerdas naturales es suficiente ya que no desprenden tanta cantidad de pelo como los anteriores.

Otra forma para evitar que a tu perro se le caiga tanto el pelo es bañarlo con un champú especial anticaída o utilizar un acondicionador. No obstante, te recomendamos que lo consultes con tu veterinario para asegurarte de que tu perro puede utilizar este tipo de champús sin problemas. Luego, seca bien su pelo y cepíllalo con las indicaciones anteriores.

De la misma manera que el estado de ánimo propicia la caída del cabello en los humanos, a los perros también les ocurre. Así, un can con estrés o ansiedad será más propenso a sufrir una caída desmesurada del pelo. Dedica a tu perro el tiempo necesario de ejercicio para que gaste toda su energía, libere todas sus tensiones y viva tranquilo.

Si la caída del pelo del perro es un inconveniente para ti a la hora de adoptar uno, asegúrate de informarte bien previamente de las razas que no sueltan pelo