Hola amigos,

El tema de hoy seguro que a muchos les sonará extraño pero los que tenemos perro sabemos de sobra de lo que os hablo: nuestros perros tienen sentimientos y necesidades emocionales que hay que satisfacer.

Podemos hablar de distintas necesidades relacionadas con el ámbito emocional:

En mi artículo anterior, tratamos el tema de la seguridad que necesitan sentir como elemento indispensable que consolide su pertenencia a nuestra familia y hoy quiero tratar el tema de otro sentimiento igual de importante pero que a veces manifestamos mal. Bueno más que mal, lo que pasa es que tendemos a demostrarlo como sabemos, como solemos hacer entre nosotros, las personas, y se nos olvida que ellos no pertenecen a nuestra especie y por tanto hay algunas cosas que hay que tener en cuenta a la hora de demostrarles nuestro cariño. Lo importante es asegurarnos de que lo entienden, por un lado, y de no estar sentando las bases de un futuro problema de conducta, por otro lado.

¿Cómo le demuestro amor a mi perro?

El amor se demuestra de muchas formas y todos entendemos que hay que adaptarse a la persona que lo recibe, es decir, no se lo demostramos de la misma forma a nuestra madre que a nuestra pareja, ¿verdad?

A la hora de demostrar cariño hacia nuestro perro hay que tener en cuenta que ellos, como especie, no se manifiestan a través de abrazos. Abrazar, acariciar, cogerse de la mano, etc. es algo más propio de la personas que del resto de especies animales. Proyectar en ellos las emociones y manifestaciones humanas puede alterarles y ponerles nerviosos porque es algo que no pueden entender ni gestionar y, por supuesto, puede desencadenar problemas de conducta. Por ejemplo, excesivos abrazos y aspavientos en un cachorro puede determinar a largo plazo un condicionamiento que puede derivar en que se abalancen sobre nosotros o cualquier persona para saludar sin controlar su fuerza y claro, esto puede ser como poco, incomodo de gestionar.

Claro, cuando quieres a tu perro, te sale natural darle un abrazo y mil besos y, es más, parece que si no lo hacemos, no nos quedamos seguros de que haya entendido lo mucho que le queremos. No estoy diciendo que no debamos en absoluto hacer esto, pero si queremos aseguraremos de que sientan de verdad lo importantes que son para nosotros sin generarles nerviosismo es imprescindible entender que ellos utilizan otras formas de expresar el afecto que sienten entre ellos y hacia nosotros.

Recordad que, como dice el proverbio “Quien no entiende una mirada, nunca entenderá una larga explicación” y si en algo son expertos nuestros perros es en miradas, ¿verdad?

Espero que os haya gustado y sobre todo sido útil. Cualquier duda al respecto, no dudéis en contactarme pinchando aquí o en contacto.

Un saludo,

Raúl Hernández.

Publicaciones relacionadas

Comentarios ( 2 )

  • Susan

    Hola Raul
    Sorprendentemente mi yorkie de 9 años, en el estado de confinamiento está mañana , tarde y pretende tambien la noche , jugar con la pelota. Le paseo 2 veces como antes, pero es verme en el Pc o en el sofá y reclamar mi antención para que le tire la pelota, y no para de ladrar hasta que lo consigue, mis regañinas le dan igual , se calla unos segundos y vuelve a ladrar estrepitosamente. Me altera porque no puedo hacer mis tareas. No entiendo su actitud y él es el que me tiene a merced de su caprichos atemorizada por sus constantes ladridos donde los vecinos no le aguantan. Se calla solo en sus siestas. Agradeceria enormemente un consejo. Muchas gracias

Deja una Respuesta

Call Now Button