Necesidades Emocionales del Perro: necesitan sentirse seguros

Su perro estará vigilado las 24 horas del día

Hola amigos,

Seguimos hablando de las necesidades de tu perro, que son muchas y variadas pero como todos sabemos, nos dan mucho más de lo que piden y un lametazo hace que nos olvidemos de todos los esfuerzos, ¿verdad? Perdonad si me pongo cariñoso pero precisamente de eso os quiero hablar hoy.

Después de comprobar su alimentación, sueño, paseos, higiene, etc, ahora vamos a repasar aspectos a tener en cuenta sobre necesidades de un nivel más alto, por así decirlo.

Son las necesidades de tipo emocional.

A nivel emocional un perro necesita sentirse seguro contigo y en su entorno, recibir amor, sentir nuestra confianza en sus capacidades y, no podemos olvidarnos, tienen que sentir que somos sus guías pero hay que manifestarlo de una forma adecuada,  liderazgo amable se llama. Todo esto refuerza enormemente el vínculo entre tú y tu perro y hace que su relación con el entorno parta de un estado mucho más positivo.

Quiero centrarme en la primera de las necesidades emocionales que tiene nuestro perro, el sentirse seguro, y como siempre, haceros ver que a veces sin darnos cuenta, una carencia en este sentido puede ser la causa de los problemas de conducta que observamos en ellos.

El sentirse seguro para un perro se relaciona que el descanso y la ausencia de ansiedad, que es una de las causas principales de las alteraciones de conducta. En general tiene que ver con el entorno y tener una familia a la que él sienta que pertenece.

Cosas a tener en cuenta para que nuestro perro se sienta seguro

  • Debemos comprobar que su lugar de descanso sea efectivamente un lugar en el que se pueda relajar, alejado de aquellos elementos que puedan percibirse como amenazas y por tanto, ponerle nervioso. Revisad si:
    • está cerca del acceso a la vivienda o a la comunidad y puede oír las idas y venidas de vecinos, gente extraña para él que son una amenaza para su familia. En este caso será mejor elegir un lugar más alejado de la puerta. Bajo una ventana donde se oigan demasiado los ruidos de la calle tampoco es un buen lugar, por el mismo motivo.
    • Si hay niños en casa, hay que enseñarles a evitar que les molesten en su zona de descanso. Está genial que jueguen juntos pero también hay que dejarles descansar tranquilamente.
    • Si está en el patio de luces, donde todos los vecinos pueden verle y se siente continuamente observado, tampoco se relajará.
  • Ya en la calle, en función del grado de miedo que tenga el animal, habrá que evitar zonas demasiado transitadas, callejuelas donde los coches pasen demasiado cerca y el ruido les aturda. Son preferibles lugares amplios con buena visibilidad para que el perro vaya tranquilo y se pueda concentrar en olfatear el entorno con la tranquilidad de que no hay ninguna amenaza escondida o que sienta que es capaz de anticiparla, que eso también da seguridad y le permitirá disfrutar serenamente.

En mi anterior artículo sobre cómo prevenir las alteraciones producidas por los petardos o tormentas, os di algunas pautas para preparar a vuestro perro ante esos días que sabemos que habrá grandes estruendos. Podéis pinchar aquí para releerlo.

Como siempre, espero haber sido de utilidad. Por supuesto, si tenéis dudas o consultas concretas, estaré encantado de resolverlas.

Un saludo.

Publicaciones relacionadas

Sin Comentarios

Deja una Respuesta