¿Tu perro sufre cuando hay petardos o ruidos fuertes?

educador canino Murcia

Cómo afecta la pirotecnia a los perros

Hola amigos,
Cuando llegan determinadas fechas especiales a los humanos nos gusta celebrarlo por todo lo alto y esto, suele incluir, mucho ruido. Hablamos de petardos, fuegos artificiales, música alta y el estruendo típico de las celebraciones. Estas situaciones causan en algunos perros un estado importante de estrés y hoy os quiero contar qué podemos hacer para ayudarles a evitarlo o aliviarlo. Por supuesto, esto también puede ocurrir debido a fuertes tormentas, viento o lluvias torrenciales, ya dependerá de lo sensible que sea vuestro perro.
Seguro que los que tenéis perros que lo sufren, sabéis de lo que hablo.
Las cosas a tener en cuenta son varias, ninguna de por sí es 100% eficaz, pero en su conjunto nos ayudarán a pasar por esta situación de la mejor forma posible.

Qué hacer para evitar que los perros se alteren con los petardos

1. Paseos previos de preparación

Esa tarde, en previsión de una situación de las que hemos hablado, debemos programar un paseo especial en duración y actividades. Se trataría de ayudarle a liberar energía para que llegada la noche se encuentre lo más relajado posible.

2. Cómo preparar la casa para un perro que sufre la pirotecnia

Una vez en casa, en relación a su lugar de descanso o cobijo, hay varias cuestiones a tener en cuenta:

  1. Si él mismo se autogestiona y busca su lugar de cobijo, podemos ayudarle dejando todas las puertas de la casa abiertas para que tenga la libertad de elegir donde se siente más seguro.
  2. Si lo podemos preparar nosotros, evitar lugares que por sus características puedan amplificar las vibraciones (salones con grandes cristaleras, puertas de acceso a terrazas, habitaciones exteriores o más cercanas al origen del ruido, etc.) Es mejor elegir una habitación más alejada de la calle, tipo una galería interior o patio de luces, para que de esa forma, toda la casa ejerza de barrera contra el sonido.
  3. Buscar un lugar cubierto, tipo debajo de una mesa o cama, o incluso un transportin. Esto aumenta la sensación de seguridad que vamos buscando.
  4. También podemos poner música relajante, a un volumen moderado. Esto tiene dos beneficios: por un lado promueve la relajación y por otro puede servir como cortina acústica frente a los ruidos que provengan del exterior y amortiguarlos.

3. Técnicas de vendaje para perro para calmarles

Conocer las técnicas de vendaje que puedan ayudar a nuestro perro. Ambas buscan favorecer la percepción corporal del perro para mejorar su sensación de seguridad.

  1. La técnica Tellington-Ttouch
  2. La camiseta antiestrés

4. Medicación para perros con ansiedad por los petardos

Si la situación de nuestro perro es particularmente grave, podemos acudir a un veterinario para que nos prescriba un ansiolítico. Los hay de tipo farmacológico o natural y siempre que sean bajo prescripción veterinaria y apliquemos la dosis correcta no tenemos que tener miedo en administrárselo a nuestro perro. Es una opción más y en determinados casos puede ser de gran ayuda.

Cómo calmar a un perro alterado por la pirotecnia

Cuando comienza el estruendo, es frecuente, en casos más graves, que el perro venga a nosotros, subiéndose encima nuestro y demandando contacto continuo. Esto también es normal ya que ven en nosotros su fuente de seguridad. Aún así, esto hay que evitar incentivarlo para no fomentar una excesiva dependencia y apego. En este caso podemos mostrarle el lugar que hemos preparado para él, quedarnos a su lado, que nos toque o esté cerca, por ejemplo a nuestro pies. Todo esto de forma muy tranquila y serena, hablándole suavemente y con voz neutral, para no sobreexcitarlo.

En resumen, la prevención es fundamental. Cuando sabemos que se acerca una situación así, hay que recordar cómo la sufre nuestro perro y prepararse. Tener en casa algún calmante prescrito si creemos que lo vamos a necesitar, conocer las técnicas de percepción corporal, preparar una buena salida para bajar el nivel de energía, preparar su lugar de cobijo y afrontar el momento con la mayor calma y paciencia posibles. Recordad que nunca hay que castigar al animal por su reacción y que el hecho de ayudarlo no es un refuerzo positivo a su conducta ya que actúan motivados por el miedo, no de forma racional. Poco a poco podemos ayudarles a sentirse más seguros y comprender que no les va a pasar nada malo.

Bueno, espero haber sido de ayuda y haberlo explicado todo de forma clara. Cualquier duda que tengáis, podéis hacérmela llegar por los comentarios de este artículo o pinchando en el siguiente enlace.

Un saludo,
Raúl Hernández.

Publicaciones relacionadas

Sin Comentarios

Deja una Respuesta