Cómo saber si mi perro tiene garrapatas

Las garrapatas son una especie de ácaros de gran tamaño y se alimentan de la sangre de los animales. Acostumbran a aparecer en las épocas en las que el clima es más cálido, primavera y verano, y habitan en la hierba alta. Las garrapatas suelen esconderse en los extremos de las hojas y esperar a que pase el animal para saltar, hospedarse entre su pelaje y alimentarse de su sangre. Los hospedadores favoritos de las garrapatas suelen ser los perros, pero también atacan a otros mamíferos, incluidos los humanos. Son portadoras de múltiples enfermedades, entre las que destacan la de Lyme o el tifus.

Durante las épocas de calor llega el momento de la reproducción de la garrapata. Para que esto sea posible las hembras necesitan alimentarse y solo pueden hacerlo a través de la sangre. Es por ello que esperan pacientes la llegada de un perro en las zonas con abundante vegetación. Así, si sacas a tu perro a pasear por parques, jardines, bosques, etc., con hierba alta es posible que se haya encontrado con alguna garrapata.

Cuando la garrapata salta y se hospeda entre el pelaje del animal, unta la zona que pretende picar con una especie de saliva con propiedades anestésicas, luego ataca y se alimenta. Es por ello que tu perro no sufrirá dolor cuando la garrapata le pique, y se dificultará la tarea de identificación del huésped.

Debes saber que las garrapatas acostumbran a ocupar la zona de las orejas, de alrededor de los ojos, nuca o cuello y entre los dedos de los pies de tu perro. Así, la mejor forma de saber si tu can tiene garrapatas es realizar una inspección minuciosa de tu perro, incidiendo en estas zonas. Mira bien entre todo el pelaje de tu can cada vez que vayáis a pasear por lugares de riesgo y revisa cada una de las partes de su cuerpo. Es aconsejable que utilices guantes.

Otra forma de detectar si tu perro tiene garrapatas es observar su actitud y movimientos. Si tu perro ha sido atacado por este ácaro, probablemente empezará a rascarse por las orejas, ojos, cuello o a morderse los pies incluso días después del asalto. Al tener la zona de la picadura dormida, tu perro no se percatará de la garrapata hasta que no se le haya pasado el efecto anestésico.

Si no has tomado medidas preventivas contra las garrapatas o pulgas, tu perro tiene altas posibilidades de convertirse en la próxima víctima de estos parásitos. El baño del can es imprescindible para evitar que tenga garrapatas. Utiliza champús antiparasitario y báñalo con él durante las épocas de calor 1 vez al mes o cada dos meses.

Es posible que la garrapata haya abandonado el cuerpo de tu perro y, por tanto, no la encuentres cuando realices la inspección. Sin embargo, al ser un parásito portador de enfermedades, puede haberle causado alguna infección, lesiones o anemia, entre otras cosas, y lo que debes hacer es buscar su picadura.

Probablemente la zona afectada estará inflamada y habrá adoptado un color rojizo.

Si logras identificar el parásito, deberás eliminar la garrapata inmediatamente. Para hacerlo, sigue estas instrucciones y deshazte de ella. Recuerda que estos ácaros pueden dañar gravemente a tu perro y, por ello, es tan importante que aprendas cómo saber si tu perro tiene garrapatas y cómo eliminarlas.

Si tu perro tiene garrapatas, es posible que haya puesto huevos y debas desparasitarlo, así como desinfectar cada uno de los lugares que frecuente, su caseta, cama, el suelo de tu casa, etc. Acude a tu veterinario para que le realice una revisión y te asegures de que está completamente limpio y sano.

Publicaciones relacionadas

Sin Comentarios

Deja una Respuesta